• Home
  • /
  • Café Con...
  • /
  • Guillermo Tagle: “Sin superación de la pobreza no se avanza en inclusión y tampoco se reducen las brechas de desigualdad”

NoticiasUSEC

Guillermo Tagle: “Sin superación de la pobreza no se avanza en inclusión y tampoco se reducen las brechas de desigualdad”

Comparte:

Ante una audiencia de más de 70 personas, Guillermo Tagle Quiroz, presidente de Credicorp Capital Chile – IM Trust y quien fuera presidente de ICARE hasta 2016, captó la atención de los asistentes con un discurso contundente y claro en torno a la necesidad de contar con ambientes laborales más inclusivos y, junto con ello, más productivos. “Hasta ahora pareciera que el foco de la discusión de la inclusión está en el género, la discapacidad, las razones étnicas. Sin embargo, se nos desapareció del mapa otro tipo de exclusión, que quizás es mucho más fuerte y que, de alguna manera, el Papa Francisco nos invita a considerar, que es la inclusión de los que hoy día son invisibles, los más pobres”. 

 

Ingeniero comercial de la Universidad Católica de Chile, casa de estudios en la que fue profesor adjunto durante más de tres décadas, Tagle afirmó que si bien en los últimos años ha habido una reducción de los niveles de pobreza, aún permanece el problema de la desigualdad al interior de cada sociedad”. En este sentido, manifestó: “Chile ha ido disminuyendo su productividad desde el año 2010. Sin productividad no hay crecimiento económico, sin crecimiento económico no hay progreso social, sin progreso social no se supera la pobreza, sin superación de la pobreza no se avanza en inclusión y tampoco se reducen las brechas de desigualdad”. Además, agregó que está convencido de que “los pobres no pueden esperar. No es aceptable que en Chile no tenemos problemas mayores de pobreza, definitivamente los tenemos y parte de nuestro desafío es ver cómo logramos superarlos. La sociedad le exige al mundo empresarial que saque a relucir lo mejor de sus talentos y haga de su aporte a la comunidad algo realmente visible y constructivo”. 

 

¿RSE por compromiso o convicción?

 

Tagle habló también de cómo ha evolucionado la gestión de las empresas en el tiempo, afirmando que en la actualidad ya no es admisible preocuparse sólo de los resultados económicos. “Hoy la responsabilidad social tiene que estar en el ADN de la empresa. Ya no cabe que solamente queramos hacer un buen negocio y maximizar utilidades, sino que tenemos que lograr conquistar a la sociedad con las muchas cosas que vamos a tener que hacer simultáneamente –actuar correctamente, con prudencia, austeridad y equidad, entre otras– para poder hacer empresas que realmente estén comprometidas con el desarrollo de la sociedad y aporten al Bien Común”, pues “cuando las cosas se hacen por conveniencia y no por convicción se rompe un circuito relevante de lo que en realidad va a potenciar una vinculación de la empresa con la comunidad que la rodea”. 

 

Desafíos por delante

 

Durante su exposición, Guillermo Tagle reconoció que es urgente reactivar la economía y mejorar los niveles de productividad. No obstante, enfatizó que “para que un país tenga un buen desarrollo empresarial se requieren factores clave como libertad de emprendimiento, respeto al Estado de Derecho, trabajar con excelencia y dedicación orientados al Bien Común, actuar correctamente para erradicar la corrupción, para tener una competencia equitativa, para que no sea simplemente la ley del mercado y del más fuerte la que predomine. Es fundamental que reconozcamos y recompensemos los talentos de nuestros colaboradores y demostremos nuestro compromiso con la comunidad”.

 

En cuanto a la necesidad de contar con políticas públicas adecuadas para permitir el crecimiento, afirmó que este es un punto clave. “Pero aunque de repente se nos ponga el diseño de políticas públicas cuesta arriba, esa no es justificación para que el mundo empresarial deje de correr. Por el contrario, tiene que seguir adelante, porque el empresario tiene una responsabilidad social mayor y tiene que sacar a relucir los talentos que recibió”.

 

Al cierre del encuentro, Tagle reflexionó: “Quizás parte de lo que se nos olvidó en este camino de crecer a toda costa, de llegar a ser un país abierto e integrado globalmente, es que debíamos aportar al Bien Común. Algunas empresas lo han hecho mejor, otras no tanto, en el proceso algunas se tropezaron, se perdieron y se metieron en problemas mayores en esta confusión de cómo ayudo o me ayudas. Pero hoy en día no hay más opción que ponerse a trabajar para que le saquemos el mayor provecho a los talentos, porque los talentos no se pueden esconder bajo la tierra”. 

 

Galería de fotos

Descargar presentación