• Home
  • /
  • Café Con...
  • /
  • Empresas que promueven el desarrollo espiritual marcan inicio del ciclo ”Café con…” 2018

NoticiasUSEC

Empresas que promueven el desarrollo espiritual marcan inicio del ciclo ”Café con…” 2018

Comparte:

“Promover la dignidad del trabajo y el desarrollo integral, material y espiritual, de sus colaboradores, ofreciéndoles trabajos dignos, creando las mejores condiciones laborales posibles considerando la sustentabilidad de la empresa, potenciando sus talentos y virtudes y procurando que se logre un equilibrio entre la dedicación al trabajo y la atención que merecen sus responsabilidades familiares”.

Bajo esta consigna que forma parte de los siete compromisos que más de 2.000 hombres y mujeres de empresa firmaron durante diciembre y enero como regalo para el Papa Francisco, se dio inicio al ciclo “Café con…” 2018, que titulamos “Trabajos con alma” y que contó con las exposiciones de Paulo Ariztía, gerente general de Agrícola Ariztía, y Pablo Medina, gerente general de Inmobiliaria Fundamenta.

Ambos ejecutivos, que lideran empresas socias de USEC, dieron a conocer numerosas prácticas laborales que implementan desde hace un tiempo para acercar el mensaje de Cristo a la actividad empresarial.

Al difundir y promover estas buenos ejemplos concretos y replicables, ambos demostraron el gran bien que se hace y se puede hacer a otros desde las organizaciones.

En el caso de Fundamenta, la compañía se declara abiertamente como “una empresa que se esfuerza por honrar a Dios en todo lo que hace”. 

“Nosotros tenemos muchos signos de que somos cristianos, en nuestra web, en nuestra tarjeta de presentación y en nuestras oficinas donde contamos con una capilla para misas mensuales y también realizamos taller de hábitos. Pero más importante que esos signos es mostrar nuestro sello cristiano en la forma en que hacemos nuestro trabajo”, señaló Pablo Medina. 

Respecto a sus motivaciones, el ejecutivo sostuvo que “si Dios está en la empresa todo se hace  más fácil. Además él nos inspira a desarrollar otras iniciativas de carácter más social y otras maneras de desarrollar esta vocación”. 

“Tratamos de honrar día a día esta máxima de querer ser una empresa cristiana, pese a nuestros pecados, flojeras e ignorancias. Por lo tanto, es más un deber ser, pero nos fija estándares más altos para, por ejemplo, tratar a las personas de manera más integral, con dignidad, en una dimensión más espiritual, tratando de ser justos con todos, preocupándonos de desarrollar toda su potencialidad, porque todos los dones que tiene la empresa también tienen que estar en función de servir a nuestros trabajadores que son nuestro mayor tesoro. Y hacia afuera, otra cosa que marca nuestro estándar es que tratamos de relacionarnos con los demás de manera honesta, cumpliendo nuestros compromisos”, agregó.

Para el gerente general de Ariztía, este tema también reviste la mayor importancia y ha estado presente desde sus inicios en la compañía fundada por su tatarabuelo en 1894. En esa línea, manifestó que su motivación superior es colaborar en el desarrollo integral de todo su equipo, cultivando los valores familiares y cristianos y fomentando las buenas relaciones laborales.

Añadió que la empresa promueve el perfeccionamiento material y espiritual de sus colaboradores y también de la comunidad en que está inserta, especialmente por medio de iniciativas en el campo educacional.

En cuanto a la recepción que tienen estas iniciativas al interior de la organización, Paulo Ariztía señaló que “nuestra empresa trata de promover valores comunes a cualquier confesión y buena parte de ellos son compartidos por personas de distintas religiones. Nadie se ha opuesto a que tengamos misas, oratorios o imágenes de la Virgen. Las personas valoran que haya espacio para esto y hay una gran respeto en ese sentido”.

 

 

Revise la presentación de Pablo Medina

Revise la presentación de Paulo Ariztía