• Home
  • /
  • Conferencias
  • /
  • Ignacio Arteaga: "Tenemos que lograr que nuestras empresas y que la libertad de mercado sean queridas por la sociedad"

NoticiasUSEC

Ignacio Arteaga: "Tenemos que lograr que nuestras empresas y que la libertad de mercado sean queridas por la sociedad"

Comparte:

El presidente de la Unión Social de Empresarios, Ejecutivos y Emprendedores Cristianos (USEC), Ignacio Arteaga, fue invitado este martes 14 de agosto a presentar el libro "Francisco y la Empresa: Repensando la Economía y los Negocios", editado por el padre Cristian Mendoza, académico de la Pontificia Universidad de la Santa Cruz (Roma), y el profesor Álvaro Pezoa B., director del Centro de Ética Empresarial del ESE Business School, de la Universidad de los Andes (UANDES).

El texto busca dar a conocer los principios e ideas que, en consonancia con la doctrina social de la Iglesia, fundamentan la visión del Papa Francisco respecto a la economía y, particularmente, a la actividad empresarial. En sus páginas, fruto del trabajo de conocidos autores, resulta posible entender en qué medida, mediante sus alocuciones y escritos, Francisco formula profundos retos a los hombres y mujeres de negocios, en línea con la esencia de la enseñanza cristiana.

Ignacio Arteaga señaló que "si bien la voz del Papa puede sonar en oídos de algunos como una amenaza; para nosotros; al contrario, suenan como un desafío que nos mueve a sacar lo mejor de nosotros mismos. Este último es el espíritu con el que les propongo que entren a este libro".

"Existe una perfecta unidad y comunión de ideas entre San Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco. Déjenme contarles un ejercicio que hicimos en USEC: preparamos un listado de frases de los tres últimos papas sin indicar a quién pertenecían. Las distribuimos y pedimos que las asignaran: las sorpresas fueron mayúsculas. Sólo a modo de ejemplo: la única frase papal que de modo explícito y directo valora positivamente la Economía Social de Mercado se la encontramos a Francisco, no a Benedicto ni a Juan Pablo", dijo el presidente de USEC en la presentación, realizada en la escuela de negocios de posgrado de la UANDES.

En la misma línea, Pezoa destacó una frase del Papa Francisco en su exhortación apostólica Evangelii Gaudium, "que muchas veces se olvida, sobre todo cuando se pone el acento en las críticas que él hace al mundo de la economía y de la empresa", que se refiere al trabajo empresarial como una vocación: "La vocación de un empresario es una noble tarea, siempre que se deje interpelar por un sentido más amplio de la vida; esto le permite servir verdaderamente al bien común, con su esfuerzo por multiplicar y volver más accesibles para todos los bienes de este mundo" (Evangelii Gaudium 203).

El presidente de USEC también sostuvo que si nos diéramos el tiempo –como lo hizo el autor– de volver a oír las palabras del Papa Francisco en Chile sin los lentes de la actualidad periodística, nos daríamos cuenta de que hay muchos mensajes para los hombres y mujeres de empresa. Se trata de "innumerables frases para reflexionar y también para actuar, cada uno desde su particular vocación".

"Ahora estamos llamados con urgencia a relegitimar la actividad empresarial y el sistema de libertad económica, colocando la dignidad de la persona y el servicio al bien común en el centro de nuestras decisiones. Tenemos que lograr que nuestras empresas y que la libertad de mercado sean queridas con el corazón, y no sólo aceptadas, por la sociedad, de manera que no hayan espacios, ni servicios vetados a la participación empresarial. Tenemos que mostrar el rostro humano de las empresas y del crecimiento", enfatizó.

Los autores del libro son el padre Cristian Mendoza, Álvaro Pezoa B., el cardenal Peter Turkson; monseñor Fernando Chomali, arzobispo de Concepción y asesor doctrinal de USEC; el padre Sergio Boetsch, vicario regional del Opus Dei en Chile; Samuel Gregg, director de Investigación del Acton Institute (EE.UU.); y Álvaro Pezoa G., magíster (c) en Pensamiento Contemporáneo por la Universidad Diego Portales (UDP).

Al encuentro asistieron 92 personas.