NoticiasUSEC

Entrevista a Rolando Medeiros en Diario Financiero: “La corrupción es una forma de exclusión, y los que más la sufren son los pobres”

Comparte:

La asociación de empresarios cristianos Uniapac International celebrará su asamblea general este sábado en Buenos Aires, a la que asistirán representantes de todo el mundo. En la ocasión, asumirá formalmente la presidencia mundial del organismo el empresario chileno Rolando Medeiros, gerente general de Elecmetal.

 

En la antesala, la entidad celebró en la capital trasandina un congreso latinoamericano, donde figuras de alto nivel del ámbito académico, empresarial y de gobierno abordaron el tema del trabajo y la inclusión. Medeiros participó ayer en un panel donde se debatió la problemática de la corrupción y sus efectos sobre la pobreza y el empleo.

 

“En realidad estoy participando en calidad de presidente mundial con un poco de anticipación, porque fui elegido en la última asamblea general de noviembre, pero asumo recién el sábado”, señaló en entrevista con DF desde el vecino país.

 

- ¿Qué es exactamente Uniapac?

 

- Es una asociación muy antigua cuya sede está en París y que reúne a más de 40 asociaciones de todo el mundo. En el caso de Chile, es la Unión Social de Empresarios Cristianos (USEC). Así como USEC, participan asociaciones de Latinoamérica, África, Europa, Asia y Europa, que convocan directamente a más de 30 mil dirigentes de empresas e indirectamente a más de 100 mil.

 

- ¿Cómo influye el tema de la corrupción en el mundo empresarial?

 

- La corrupción tiene una connotación muy perversa porque es un mal moral. Surge de una elección libre de la persona que orienta sus relaciones con otras personas u organizaciones a buscar un beneficio personal. Hay una decisión libre de transgredir el mandato y la responsabilidad que ha asumido. Pero la corrupción no sólo degrada al corrupto, sino también a la sociedad y a las comunidades donde se instala. Va generando una cultura de corrupción.

La corrupción surge cuando se abusa del poder. Y la empresa tiene el poder del dinero y el de la influencia. En la corrupción empresarial hay un paradigma que se ha instalado en forma más generalizada, y que es una mirada cortoplacista de maximizar las utilidades de manera inmediata y a toda costa. Cuando este enfoque se instala, sienta las bases para que cualquiera, a veces con desconocimiento del directorio y los dueños, pueda sentirse invitado a utilizar cualquier medio para cumplir ese fin.

 

- ¿Y cómo influye en la pobreza?

 

- Cuando alguien busca corromper a otros, lo que está buscando es excluir a alguien más. Si corrompe a la autoridad aduanera, por ejemplo, y crea barreras artificiales al ingreso de competidores, no sólo se excluye a sus rivales que pueden traer productos de mejor calidad y a mejores precios, sino que se excluye a la sociedad entera de poder disfrutar una mejor calidad de vida.

Y los que más sufren esta exclusión son los pobres, que son expropiados de esos beneficios. Hay muchos ejemplos, pero el concepto central es que toda corrupción es una forma de exclusión.

 

- ¿Y cómo debe abordarse?

 

- No se puede combatir solo por la vida administrativa y legal. Por supuesto que debe ser penalizada. Pero como es un tema que está enraizado en la cultura, su verdadera erradicación parte por una transformación de quienes son responsables de establecer cultura, y en el caso empresarial, los líderes empresariales deben hacer transformaciones muy complejas e intensas a la cultura organizacional. Desde este punto de vista, la postura de Uniapac es la promoción de la actividad empresarial como una noble actividad.

 

- ¿Qué significa eso en términos concretos?

- Significa que el líder empresarial asuma su responsabilidad como una vocación de servicio a los demás. Eso hace que desarrolle su responsabilidad empresarial incorporando todas sus dimensiones, incluyendo sus valores y principios. Muchas veces el líder empresarial deja esos principios fuera de la empresa, y al interior solo queda el frío e impersonal mundo del dinero. Noble vocación significa transformar al líder empresarial para que asuma su responsabilidad como una vocación y conduzca su organización para que se oriente al bien común.

 

- ¿Y cómo se hace eso?

 

- En síntesis, utilizando la regla de las “tres B”: buenos bienes, buenos trabajos y buena riqueza. Lo primero es que sus productos y servicios sean realmente bienes, es decir, que hagan el bien, que satisfagan necesidades humanas y no sean simples medios para conseguir una utilidad a toda costa. En segundo lugar, debe generar buen trabajo, un espacio en que los trabajadores de la empresa se puedan desarrollar de manera integral. Y en tercer lugar, una buena riqueza es la que se obtiene de buena forma y es redistribuida de forma justa entre todos los que participaron en su creación.

 

- ¿Como empresario cristiano qué espera de la próxima visita del Papa a Chile?

 

- Va a ser una visita que va a favorecer la reunión del Papa con grandes cantidades de gente y creo que la contribución principal será la de unificar, tratar de romper las barreras que se han puesto en la sociedad en que estamos nuevamente viéndonos con recelo, en que si uno no piensa igual que el otro, es su enemigo, en el que estamos en trincheras separadas y no podemos lograr consensos, no podemos llegar a grandes acuerdos. Ese clima de desunión es probablemente la crisis más grande que estamos viviendo en el país. Por lo tanto, lo que yo esperaría de su visita es que sea un motivo para unirnos, para que nos pongamos a trabajar todos juntos para construir un Chile mejor con una sociedad más justa, más próspera y más humana.

 

Entrevista a Rolando Medeiros, Presidente de UNIAPAC Internacional

Publicación: Diario Financiero, viernes 30 de junio.