NoticiasUSEC

USEC lanza proyecto de inclusión laboral para ex presidiarios

Comparte:

La Unión Social de Empresarios, Ejecutivos y Emprendedores Cristianos (USEC) realizó este martes 7 de agosto su encuentro anual de socios, donde presentamos una iniciativa social realizada en conjunto con Fundación Paternitas, en el marco de la celebración de nuestros 70 años de vida.

En la instancia se invitó a todos los socios de USEC a considerar la idea de incorporar en sus empresas a personas que hayan estado privadas de libertad y que con el apoyo de Paternitas han podido rehabilitarse y capacitarse. Esta fundación trabaja hace 27 años con personas que han pasado por adicciones, que han estado en la cárcel o en recintos del Sename para jóvenes infractores de ley.

Luego de que el presidente de USEC, Ignacio Arteaga, realizara la cuenta anual, el director de la corporación Francisco Jiménez invitó a todos los presentes a recibir a Paternitas en sus empresas, como una forma de materializar uno de los 7 compromisos que el año pasado propusimos asumir a todos los empresarios, en el marco de la visita del Papa Francisco a Chile. Uno de los compromisos, firmados por más de 2.000 hombres y mujeres de empresa, apunta precisamente a "incentivar oportunidades de acceso al mundo del trabajo a aquellos que son frecuentemente olvidados por la sociedad y se encuentran marginados o excluidos".

Tres experiencias de reinserción

Durante el encuentro tres invitados contaron sus experiencias en el ámbito de la reinserción. Éstos fueron el director de Paternitas, padre Nicolás Vial; un ex presidiario que recibió de la fundación una oportunidad de reinsertarse laboralmente; y Rodrigo Marticorena, gerente de recursos humanos de Embotelladora Andina, empresa socia de USEC que ha contratado a 22 a personas que han estado privadas de libertad.


El padre Nicolás Vial señaló que la labor de Paternitas va mucho más allá de una capacitación técnica, se trata de un acompañamiento integral donde el apoyo psicológico, el diálogo con las familias y la preocupación por el bienestar diario, son la base para un nuevo futuro. "Los éxitos con los empresarios que hemos tenido es porque, primero, se humaniza. Segundo, se capacita en algún oficio propio que esa empresa nos está pidiendo", explicó, añadiendo con orgullo que un 70% de las personas que se capacitan con ellos, logran una reinserción laboral exitosa.

Uno de los que aspira a formar parte de esa cifra es Marcelo, quien está terminando un programa de capacitación en gastronomía. "Sirve mucho la capacitación que ellos hacen, (…) sirve mucho tener a alguien al frente que te pregunte cómo estás, tus problemas, porque el medio es difícil para una persona que está condenada. La sociedad te cierra muchas puertas, no te dan una oportunidad, 'tú estuviste preso, y eso es lo que te tocó y eso es lo que eres'".

Hoy Marcelo tiene claro que su futuro y el de sus hijos dependerá en gran medida de las oportunidades que surjan a partir de ahora. También sabe que su propia experiencia laboral será clave en las opciones de reinserción que puedan tener otros que están en su situación. Si fracasa, las puertas de una empresa podrían cerrarse para acoger a nuevos ex reos. "Lo principal aquí es que los empresarios sepan que no todos los que estamos privados de libertad queremos seguir estándolo. Algunos eligieron ese camino, pero los que quieren tener otro futuro y otra vida, van a buscarla como sea. No pido un favor, pido una oportunidad para trabajar honestamente y cambiar así el futuro de mis hijos", afirmó.

Rodrigo Marticorena, en tanto, contó que en Embotelladora Andina comenzaron en 2016 un proyecto en conjunto con Gendarmería para incorporar en su empresa a personas que han estado privadas de libertad. La experiencia hasta ahora ha sido muy exitosa, contratando de forma permanente a una veintena de ex presidiarios.

"Teníamos una alta rotación y no habíamos podido estabilizar la planta de trabajadores, por lo que decidimos probar con nuevas fuentes de reclutamiento y llenar las vacantes con ex reos. Fue una aventura y una decisión que nos costó tomar. Pero empezamos a meter trabajadores en el sistema con muy buenos resultados. Al día de hoy, ha pasado un año y medio, y tenemos 63 personas que han ingresado a la compañía, 22 de ellos ya están con contrato indefinido. ¿Y qué sacamos de lección? Ojalá que esto tenga una conexión con el negocio, porque ahora a todos nos hace sentido", sostuvo el alto ejecutivo.

Al término del encuentro, más de veinte representante de empresas socias de USEC se comprometieron a recibir a Paternitas para conocer más de cerca su labor y dar así un primer paso para otorgar nuevas oportunidades de trabajo a quienes han estado privados de libertad.