NoticiasUSEC

Entrevista a Lorenzo Mendoza en El Mercurio

Comparte:

En el marco de la extensa cobertura de prensa realizada por El Mercurio, el presidente de Empresas Polar, uno de los expositores de la Cena de Celebración fue entrevistado por este medio sobre la situación que afecta a Venezuela.

 

 

Lorenzo Mendoza, presidente de Empresas Polar, firma líder en alimentos y productos masivos en ese país. El empresario venezolano espera que se pueda retomar el crecimiento en un contexto de una economía de libre comercio. También se refiere a las trabas que enfrentan las compañías en esa nación sudamericana.

"Las posibilidades de llevar adelante la libre empresa en Venezuela son muy complicadas"

miércoles, 07 de noviembre de 2018

Luis Musquiz

Venezuela enfrenta desde hace años una compleja situación económica, política y social. Este escenario, que se ha exacerbado con el paso de los años, antes con Hugo Chávez y ahora con Nicolás Maduro, también ha puesto en aprietos a los empresarios más relevantes de ese país.

En medio de este difícil contexto, Lorenzo Mendoza, presidente e integrante de la familia fundadora de Empresas Polar, uno de los conglomerados empresariales ícono de esa nación y su mayor compañía de alimentos y productos masivos, visitó Chile y participó anoche en el aniversario número 70 de la Unión Social de Empresarios, Ejecutivos y Emprendedores Cristianos (USEC).

En entrevista con "El Mercurio", Mendoza -quien reside en Venezuela y permaneció entre 2007 y 2017 entre los hombres más ricos del mundo según el ranking elaborado por Forbes- aborda en forma cauta y moderada las complejidades económicas que experimenta Venezuela, se refiere a las trabas que deben enfrentar los empresarios para conducir sus negocios en ese país sudamericano y destaca el clima empresarial chileno.

 

-¿Cuál es su evaluación del clima económico y empresarial de Chile?

"El clima económico en Chile está retomando la confianza. Nuevamente se siente un ambiente de libre iniciativa, de libre emprendimiento y de inversión privada como factor motorizador de una economía que está siendo considerada otra vez como un eje central de desarrollo. Siento que, de alguna manera, Chile tiene una multiplicidad de oportunidades para seguir siendo el país más competitivo de América Latina. Chile tiene indicadores dados por el Índice de Competitividad Global que los ponen a la vanguardia de la región. Aunque estaban un poco estancados durante los últimos años, se percibe un clima de negocios y empresarial que es atractivo para el inversionista, tanto local -donde tengo buenos amigos inversores y empresarios- y hasta fondos de inversión que están viendo a Chile como una alternativa para poder volver a atraer capitales".

 

-A Chile ha llegado una importante cantidad de venezolanos. ¿A qué lo atribuye y cuál es su mensaje para ellos?

"Hoy existe una creciente migración venezolana. Chile es un país que ha sido tremendamente solidario y humano en la atención de muchos compatriotas que, por distintos motivos, han salido de Venezuela y que hoy están aquí. Mi mensaje a los venezolanos es que lleguen aquí a trabajar, a ser productivos, a buscar las oportunidades en sus distintas áreas de interés y con el deseo de insertarse en esta sociedad que ha sido amplia en recibirlos".

 

-¿Qué diferencias percibe entre los climas económicos y empresariales de Chile y Venezuela?

"Son dos realidades muy distintas. Aquí hay una economía de mercado, libre emprendimiento y libre empresa. Lamentablemente en Venezuela no hemos tenido una economía de mercado hace muchos años. Tenemos un modelo económico muy estatal, donde el Estado ocupa todos los espacios, participa en forma activa y regula, de alguna manera, la realidad empresarial. Yo deseo que, en algún momento pronto, podamos ser parte de la aldea de competitividad que nos permita a los empresarios salir adelante, cumpliendo leyes y regulaciones. Pero, al mismo tiempo, en una economía de mercado, donde la competencia sea abierta y la inversión, respetada en todo sentido para poder generar oportunidades a muchos. No hay sustitutos para la economía de mercado y la empresa privada, que son generadores de bienestar y de prosperidad a través del trabajo y del esfuerzo honesto y decidido".

 

-¿Qué trabas identifica usted como empresario?, ¿hay libertad para emprender negocios?

"La realidad es que Venezuela necesita insertarse en el mundo de la economía de mercado. Necesita hacer nuevamente una inserción hacia una economía que le permita a la persona emprender en sus áreas de conocimiento y de pasiones. Espero que eso esté presente más pronto que tarde, porque nuestros resultados económicos no son buenos. Y no son buenos porque tenemos un modelo que, de alguna manera, no ha funcionado. Soy de los que piensan que deberíamos tener una cosa diferente después de muchos años de estar en el mismo modelo asociado al intervencionismo, a los controles de precios, de cambios, y a regulaciones extremas. Nos hace falta una nueva dosis de emprendimiento, de ideas y de innovación. Y eso viene por la vía del empresariado privado".

 

-¿Es posible invertir libremente en Venezuela?

"Libremente es posible todo. La realidad es que las posibilidades que uno tiene de poder llevar adelante la libre empresa en Venezuela, dadas las circunstancias regulatorias que hay, son muy complicadas. Todo es posible, pero la realidad es que las condiciones con las cuales se desarrolla la empresa privada venezolana -por el modelo económico asociado a la participación masiva del Estado en regular y en imponer modelos de controles- hacen muy difícil que prospere la libre iniciativa y la libre empresa".

 

-¿Cómo funciona un empresario en Venezuela, considerando el desabastecimiento que se ve en el comercio?

"Hay una dificultad enorme. En este momento no se está produciendo suficiente por este modelo de controles. Tenemos una hiperinflación galopante, que, de alguna manera, ha hecho difícil que podamos llevar adelante un proceso donde haya poder adquisitivo que permita la vuelta al crecimiento de los factores de consumo. El modelo de Venezuela es que hay poca producción, y debería haber más producción. Para que haya más producción es necesario que haya más inversión y mejores reglas en una economía de mercado que invite y que abrace al sector empresarial".

 

-Dada esta problemática, ¿cómo ha enfrentado Empresas Polar el escenario laboral?

"Nosotros somos una empresa privada, cuyo centro es la gente. A pesar de esta hiperinflación, nos hemos ocupado en atender las realidades socioeconómicas que tienen nuestros trabajadores. Básicamente, hemos atendido este proceso, que esperemos termine pronto, porque debería haber un cambio económico que nos lleve a una cosa que permita que, efectivamente, retomemos el crecimiento económico, que retomemos la generación de empleo, la generación de oportunidades y la inversión. Pero abordamos a nuestro trabajador como nuestro centro y prioridad, porque la realidad es que en estas circunstancias que se están viviendo en el país la situación de nuestra gente es muy compleja, muy difícil".

 

Cuidado y medido en sus palabras y respuestas, el presidente de Empresas Polar insiste en una de sus principales preocupaciones. "Hay una hiperinflación muy importante y eso es lo que primero se debe atacar en Venezuela", recalca. Su esperanza está en "tener un modelo diferente, donde haya libertad de cambio, una política monetaria transparente, una política fiscal totalmente coherente, un incentivo a la empresa privada, a la inversión, a la generación de empleo, y un marco regulatorio que le permita a la empresa privada desarrollar sus actividades en función de la innovación y de la competitividad para volver a poner a Venezuela en el mapa económico del mundo".

Su mensaje final es que Venezuela, en su opinión, "tiene grandes ventajas competitivas, asociadas al gas natural, a algunos rubros de la agricultura, como el cultivo de maíz, de arroz y de sorgo. El sector turístico también es un gran rubro y en Venezuela está todo por hacer. Además, Venezuela cuenta con los cinco ecosistemas: una cordillera de los Andes preciosa, un mar Caribe fabuloso, grandes playas, los llanos fértiles para la agricultura, un desierto que poca gente conoce y la gran sabana o la selva. Eso no existe en ningún otro país de América Latina".

 

""Deseo que, en algún momento pronto, podamos ser parte de la aldea de competitividad que nos permita a los empresarios salir adelante".

""Para que haya más producción es necesario que haya más inversión y mejores reglas en una economía de mercado que abrace al empresariado".

""Deberíamos tener una cosa diferente después de muchos años de estar en el mismo modelo asociado al intervencionismo, a los controles de precios, de cambios, y a regulaciones extremas".