NoticiasUSEC

Empresarios y obispos latinoamericanos se comprometen a hacer presente el Reino de Dios en la sociedad

Comparte:

Una destacada participación tuvieron los representantes de la Unión Social de Empresarios, Ejecutivos y Emprendedores Cristianos (USEC) en el Simposio CELAM / UNIAPAC  “Obispos y Empresarios Cristianos en salida por el Reino de Dios”, que se realizó en Villa de Leyva, Bogotá, Colombia.

En este encuentro, obispos, sacerdotes, empresarios y directores de empresas reflexionaron sobre su misión en el mundo y el contexto actual de la época en que vivimos, comprometiéndose a asumir el llamado para hacer presente el Reino de Dios en la sociedad.

En el simposio, que se realiza cada dos años en diferentes ciudades, participaron alrededor de un centenar de representantes de ocho países de América Latina, quienes escucharon conferencias magistrales que fueron enriquecidas con los testimonios de los panelistas y con las conclusiones de las mesas de trabajo. En todas ellas resonó con fuerza el mensaje de S.S. Papa Francisco en cuanto a que la economía no puede pretender fomentar sólo la rentabilidad, sino también la defensa y promoción de la dignidad de la persona humana y la existencia de nuevas fuentes de trabajo digno.

El presidente de USEC, Ignacio Arteaga, expuso en el segundo bloque titulado “Obispos y empresarios en salida”, mientras que la directora ejecutiva de la corporación, María Cristina Marcet, moderó el tercer bloque denominado “Obispos y empresarios corresponsables de la difusión y aplicación de la doctrina social de la Iglesia a nivel local”.

La exposición del presidente de USEC tuvo por objeto compartir la experiencia de los empresarios cristianos chilenos en la misión de evangelizar la sociedad a través de su actividad en los últimos años. Para contextualizar y dimensionar el desafío que supone desarrollar esta noble vocación, se enumeraron una serie de características positivas y negativas del entorno social latinoamericano y los sesgos que, por lo general, influyen en la comprensión que tienen hombres y mujeres de empresa de la actividad empresarial y su lugar en el orden social. Tras ello, se refirió a experiencias que apuntan a formar personas  e implementar buenas prácticas para hacer de los principios de la Doctrina Social de la Iglesia, una guía concreta de acción.

Entre los lineamientos que se fijaron obispos y empresarios al término del simposio están: 

-Asumir con decisión los retos y desafíos de la realidad social de nuestro contexto continental.

-Emprender la tarea de cambiar paradigmas tal y como lo demanda el Evangelio.

-Profundizar en el concepto de retorno justo e ir encontrando en la realidad concreta de las distintas empresas la forma en que éste debiera establecerse.

-Encontrar la forma de aplicar el concepto de salario justo como lo concibe la Doctrina Social de la Iglesia, en la realidad concreta de cada empresa.

-Promover más intensamente espacios de diálogo a nivel regional y local.

-Trabajar conjuntamente en la formulación de propuestas orientadas al respeto de la dignidad de la persona humana y a la consecución del bien común.

-Adelantar un trabajo conjunto para identificar las verdaderas necesidades de las comunidades menos favorecidas y ver a partir de ellas la posibilidad de desarrollar proyectos concretos.